Primer robo tras la retirada de la seguridad en los cuarteles de San Vicente

La retirada de la seguridad privada de los viejos cuarteles militares de la calle San Vicente ya ha tenido una primera consecuencia. Los ladrones han aprovechado los muros interiores del recinto para entrar en una vivienda colindante y desvalijarla, algo que los vecinos ya temían cuando la Entidad Estatal del Suelo (Sepes), responsable de los cuarteles, decidió rescindir el contrato con la empresa de vigilancia.

Tanto el Parque de Artillería como el de Ingenieros llevan tres décadas abandonados a la espera de que salga adelante un plan urbanístico que incluye la construcción de viviendas y la ampliación de dos centros educativos. Desde 2008, esas instalaciones son responsabilidad de Sepes (entidad dependiente del Ministerio de Fomento) y la resolución al problema está pendiente de que se apruebe el PAI y se empiecen a ejecutar las obras. Para los derribos ya hay incluso licencia municipal, pero el tiempo pasa y la única noticia que han tenido los vecinos es la retirada de la empresa privada que vigilaba las instalaciones las 24 horas del día.

Eso fue en febrero y esta Semana Santa, tal como temían los vecinos, se ha producido un primer robo en el número 238 de la Calle San Vicente, una finca rodeada por el Cuartel de Ingenieros.
Según consta en la denuncia, aprovechando la ausencia de sus propietarios, los ladrones entraron al viejo solar, subieron a un murete que está pegado a los pisos y tapando el alambre de pinchos con una camiseta accedieron a una ventana de la primera planta, la rompieron y entraron en la vivienda.
Según la denuncia, se llevaron 1.900 euros en metálico (400 de la hucha del niño), relojes, joyas, cámaras de fotos etc.
Ante esta situación, la Asociación de Vecinos Parque Central-Amparo Iturbi ha elaborado un escrito de queja que remitirá a todas las administraciones y que incorporará a la denuncia que puso en la Fiscalía a principios de marzo precisamente por el abandono y el peligro de los viejos cuarteles.
En ese escrito se exige la demolición urgente de los muros que dan a las viviendas, pues son el medio perfecto para robar en las casas colindantes.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*