Tiran a un vigilante a la piscina y le dejan esposado a la escalerilla.

El hombre fue encontrado más tarde por un testigo. Había recriminado a 15 personas que se estaban bañando de madrugada

Un vigilante de seguridad privada pasó un mal rato la pasada madrugada del miércoles. El hombre, de 36 años, trabaja en el Polideportivo Municipal de Entrevías, situado en la Ronda del Sur, en Vallecas. Tuvo un altercado y acabó pasando parte de la noche en remojo, esposado a una escalerilla.

El suceso, según fuentes policiales, se produjo alrededor de la 1.40 horas. El vigilante, llamado Alberto R. N., estaba haciendo una ronda por las instalaciones municipales cuando vio a un grupo de unas 15 personas que se estaban bañando en la piscina. Alberto les llamó la atención y les dijo que se marcharan, pero no le hicieron ni caso.

El guarda decidió avisar al 112 y pedir ayuda a la Policía. Poco después, cuando estaba esperando la llegada de refuerzos, los 15 bañistas le rodearon y amenazaron. Le intimidaron con el cuello de una botella rota, le llevaron a la fuerza hacia la piscina, le despojaron de su teléfono móvil, para que no pudiera pedir ayuda, y de su cinturón de trabajo.

A continuación le arrojaron al agua y, con los propios grilletes que llevaba Alberto, le dejaron esposado a la escalerilla de la piscina, dentro del agua. Después se dieron a la fuga.

Casi una hora después, un testigo le vio y acudió a rescatarle. La Policía se presentó en el lugar y le liberó, sin que Alberto sufriera mayores daños, afortunadamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: