Sancionan a un vigilante de seguridad por llevar la placa debajo del jersey

La Subdelegación del Gobierno impuso una sanción de 300 eu­ros a un vigilante de seguridad del centro de menores de Rábade, dependiente de la Xunta por­que llevaba la placa de identifica­ción en un lugar no visible. Fue denunciado por un funcionario de la administración autonómica que le reclamó que se identifica­ra, durante una ronda nocturna, en el pasado mes de septiembre.

Compañeros del vigilante san­cionado anunciaron que, en ca­so de que el recurso presenta­do contra la sanción no prospe­re, harán un bono solidario para pagar los 300 euros que le recla­man. El afectado admite que co­metió la infracción, pero añadió una serie de circunstancias aña­didas a este caso.

Realizaba una ronda
Según figura en el expediente abierto al vigilante, este se en­contraba realizando una ronda en el centro de menores cuando el funcionario le reclamó que se identificara, dado que no lleva­ba la placa en un lugar visible. La tenía en la camisa, pero se había colocado el jersey del uniforme porque estaba realizando una vi­sita exterior.

El vigilante, según consta en el expediente, solicitó la pre­sencia de la Guardia Civil, da­do que el funcionario «le perse­guía grabándole con su teléfo­no móvil». Agentes del instituto armado constataron que la pla­ca la llevaba en la camisa, deba­jo del jersey, que también forma­ba parte del uni­forme reglamen­tario.

El vigilante tu­vo que acudir a la Unidad Pro­vincial de Seguridad Privada de la Comisaría de Policía para ex­plicar las razones por las que no se identificó ante el funcionario. Lo hizo días después de que fue­ra denunciado.

Expuso que se sentía acosado porque lo estaban grabando y re­conoció que no llevaba la placa a la vista porque se acababa de poner una prenda de abrigo para realizar la ronda exterior. Estos hechos ocurrieron en el mes de septiembre de este año.


Denunciante y denunciado, llevan más de 15 años trabajando juntos.
Largo conflicto
La falta fue tipificada por la uni­dad provincial de seguridad pri­vada como leve, por lo que la pro­puesta de sanción es la mínima estipulada, en un arco que va­ría desde 300 a 1.000 euros.

Cabe recordar que los vigilan­tes de seguridad de este centro de la Xunta mantu­vieron un largo conflicto contra la empresa que en aquellos momentos era la adjudicataria del servicio. Llegaron incluso a permanecer durante varias semanas en una carava­na instalada delante de la sede de la Xunta.

…………………………….. demanda de la Subdelega­ción del Gobierno que actúe con la misma celeridad en las denun­cias presentadas contra empre­sas por intrusismo profesional

Sanción placa 2Sanción placa 3

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: