CRÓNICA DE LOS CUARENTA LIBERADOS

Gustavo_Santana-Juan_Jesus_Arteaga_EDIIMA20140116_1044_13Recientemente, en rueda de prensa celebrada en Las Palmas de Gran Canaria, los secretario generales de CCOO Canarias, Juan Jesús Arteaga y de UGT Canarias, Gustavo Santana, manifestaron “la ruptura” de la concertación social  con el gobierno de Canarias. En la misma, ambos denuncian que desde el gabinete canario se ha pretendido “comprar” a sus respectivos sindicatos con una generosa subvención  económica para paliar que cuarenta, sí, !cuarenta! liberados entre ambas organizaciones tengan que dejar tan privilegiada e injustificada condición y deban reincorporarse a sus puestos de trabajo.
Este número de liberados con cargo a las arcas públicas del gobierno de Canarias, emana de uno de los tantos acuerdos en la extinta concertación social entre estos sindicatos, la CEOE y el gobierno regional. Reiteradamente  desde USO-CANARIAS y desde otros sindicatos hemos venido denunciando que la fenecida concertación social en Canarias, sólo ha servido para otorgar  prebendas y privilegios  a las partes signatarias de los mismos. Desconocemos qué avances sociales se han conseguido después de muchos años de concertación, en cambio sabemos que los firmantes han conseguidos subvenciones, liberados y ventajas legales que siempre hemos denunciado por antidemocráticas y groseramente  sectarias.
Lo curioso de los cuarenta liberados, es que la desfallecida y estéril concertación social lleva rota desde hace años, y a pesar e ello, CCOO y UGT han seguido disfrutando de esa infumable prebenda que pagamos todos. Esto en sí mismo, en una situación de normalidad democrática debería ser un escándalo, como desde las arcas públicas se financian generosamente a unas organizaciones para un fin que no existe. Pero si esto ya es grave, la pretensión del gobierno de Canarias de “compensar” mediante una subvención ad hoc a estos  sindicatos es simplemente deleznable.
CCOO, UGT y la CEOE están presente en el Consejo Económico y Social del Gobierno de Canarias. Tienen por tanto, un acceso directo y privilegiado a las primeras instancias del gobierno. Pueden llevar las iniciativas y propuestas que quieran a la acción gubernamental, no pueden aducir por tanto, que se les margina, que no se les escucha. De eso sí que podríamos hablar con causa y conocimiento el resto de las centrales sindicales de Canarias.
Repudiamos que desde el gobierno canario se siga financiando antidemocráticamente a CCOO, UGT y la CEOE.  Nos parece que carece de cualquier legitimidad democrática mantener liberados con carácter exclusivo a dos sindicatos para fines que no existen, y no dudamos en calificar de malversación de fondos públicos la financiación directa, sin finalidad alguna, a estos sindicatos, sólo para “compensarles” por la aplicación de una norma de obligado cumplimiento. Pretender esquivar la ley con la utilización de dinero público para fines espurios es, como mínimo una actitud de cortijo caciquil, que releva una concepción del manejo  del dinero público realmente preocupante.  Recientemente, en rueda de prensa celebrada en Las Palmas de Gran Canaria, los secretario generales de CCOO Canarias, Juan Jesús Arteaga y de UGT Canarias, Gustavo Santana, manifestaron “la ruptura” de la concertación social  con el gobierno de Canarias. En la misma, ambos denuncian que desde el gabinete canario se ha pretendido “comprar” a sus respectivos sindicatos con una generosa subvención  económica para paliar que cuarenta, sí, !cuarenta! liberados entre ambas organizaciones tengan que dejar tan privilegiada e injustificada condición y deban reincorporarse a sus puestos de trabajo. Este número de liberados con cargo a las arcas públicas del gobierno de Canarias, emana de uno de los tantos acuerdos en la extinta concertación social entre estos sindicatos, la CEOE y el gobierno regional. Reiteradamente  desde USO-CANARIAS y desde otros sindicatos hemos venido denunciando que la fenecida concertación social en Canarias, sólo ha servido para otorgar  prebendas y privilegios  a las partes signatarias de los mismos. Desconocemos qué avances sociales se han conseguido después de muchos años de concertación, en cambio sabemos que los firmantes han conseguidos subvenciones, liberados y ventajas legales que siempre hemos denunciado por antidemocráticas y groseramente  sectarias.
Lo curioso de los cuarenta liberados, es que la desfallecida y estéril concertación social lleva rota desde hace años, y a pesar e ello, CCOO y UGT han seguido disfrutando de esa infumable prebenda que pagamos todos. Esto en sí mismo, en una situación de normalidad democrática debería ser un escándalo, como desde las arcas públicas se financian generosamente a unas organizaciones para un fin que no existe. Pero si esto ya es grave, la pretensión del gobierno de Canarias de “compensar” mediante una subvención ad hoc a estos  sindicatos es simplemente deleznable.
CCOO, UGT y la CEOE están presente en el Consejo Económico y Social del Gobierno de Canarias. Tienen por tanto, un acceso directo y privilegiado a las primeras instancias del gobierno. Pueden llevar las iniciativas y propuestas que quieran a la acción gubernamental, no pueden aducir por tanto, que se les margina, que no se les escucha. De eso sí que podríamos hablar con causa y conocimiento el resto de las centrales sindicales de Canarias.
Repudiamos que desde el gobierno canario se siga financiando antidemocráticamente a CCOO, UGT y la CEOE.  Nos parece que carece de cualquier legitimidad democrática mantener liberados con carácter exclusivo a dos sindicatos para fines que no existen, y no dudamos en calificar de malversación de fondos públicos la financiación directa, sin finalidad alguna, a estos sindicatos, sólo para “compensarles” por la aplicación de una norma de obligado cumplimiento. Pretender esquivar la ley con la utilización de dinero público para fines espurios es, como mínimo una actitud de cortijo caciquil, que releva una concepción del manejo  del dinero público realmente preocupante.