CONDENADA LA CÚPULA DIRECTIVA DE ALCOR SEGURIDAD.

La Audiencia Provincial de Lugo ha dictado sentencia contra la cúpula directiva de Alcor Seguridad, condenándolos por un delito contra los derechos de los trabajadores. Carlos Somoza, apoderado de Alcor, ha sido condenado, como autor penalmente responsable del delito, a 5 meses de prisión y 5 meses de multa con una cuota diaria de 12 euros. Antonio Francisco Soler Padilla, delegado de la empresa en Canarias y a María Belén González, delegada en Asturias y Cataluña, a 3 meses de prisión y 3 meses de multa con una cuota diaria de 6 euros como cooperadores necesarios del delito. Y a Elisabeth Somoza, administrativa en la sede de Monforte, a 1 mes y 15 días de prisión que se sustituye por 2 meses y 30 días de multa con una cuota diaria de 6 euros y de 1 mes y 15 días de multa con una cuota diaria de 6 euros como cómplice del delito.
Además, todos ellos deberán indemnizar a los vigilantes afectados con 1000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular, que ha ejercido la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada del sindicato USO (FTSP-USO) a través de la dirección letrada de Ismael Franco -del despacho ADR Abogados-, han basado sus escritos de acusación en las diligencias practicadas por el juez instructor y también los testimonio de casi cuarenta ex trabajadores de Alcor que fueron a declarar durante la fase de instrucción.

Todos los vigilantes coincidieron en relatar pormenorizadamente los presuntos abusos laborales a los que fueron sometidos por la anterior dirección de la compañía gallega, con sede en Monforte de Lemos.

Desde esta Federación, no podemos más que alegrarnos por la sentencia en la que, después de 10 años, la Audiencia Provincial de Lugo, nos da la razón en los hechos que denunciábamos. Aun así, seguiremos vigilando el comportamiento de esta empresa que sigue aplicando a algunos de sus trabajadores condiciones laborales distintas a las marcadas por el Convenio Colectivo Estatal de Empresas de Seguridad.