Asalto a una fundición de oro: más de 250.00 de botín.

Revientan dos cajas fuertes con lanzas térmicas y vacían los extintores para borrar las huellas dactilares. Otros dos locales sufrieron butrones: un almacén de joyería de Retiro y una intentona en Quintana.
Una banda organizada compuesta por al menos cuatro personas, entre las que podría haber una mujer, asaltó la madrugada del domingo una fundición de oro del distrito de Chamartín. El botín fue muy cuantioso:más de 250.000 euros en «chatarra» del preciado material y efectivo. Los ladrones no dudaron en vaciar los extintores del local para borrar las huellas dacticales.

Los delincuentes llegaron al negocio, en el bajo del número 11 de la calle de Santa María de la Alameda sobre las 4 de la madrugada. Primero forzaron la puerta del inmueble anejo e intentaron, desde él, abrir un butrón. Pero se quedaron a medio camino. Luego, forzaron la puerta de la fundición; sin embargo, tampoco consiguieron su propósito. Al final, penetraron por una ventana abatible y se colaron.

Desde ese despacho fueron hasta la habitación donde se guardan las cajas fuertes. Reventaron la puerta y, con una lanza térmica, destrozaron las dos cámaras acorazadas. Se hicieron con todo el material guardado en el establecimiento, que lleva abierto unos seis meses. Huyeron en un Ford Mondeo, a las 8.40 horas. Saltó la alarma.

El domingo, un almacén de la calle de Juan de Mena, 21 (Retiro), sufrió otro robo. Desactivaron la alarma y se llevaron joyas. Hubo otro asalto similar, frustrado, en una joyería de Ángel del Alcázar, (Ciudad Lineal).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*